Arrocampo, humedales, ríos, charcas y embalses. Agua por medio.

Las zonas húmedas están consideradas uno de los ecosistemas más ricos y productivos del planeta, constituyendo refugios de extraordinario valor ecológico. El embalse de Arrocampo, declarado zona ZEPA, y las charcas de los alrededores, son el hábitat ideal para un gran número de especies de aves, que encuentran en sus aguas y márgenes el mejor lugar para vivir, buscar alimento y reproducirse.
 
Junto a sus aguas encontramos las siguientes especies:
 
Residentes: elanio común, aguilucho lagunero occidental, cernícalo vulgar, milano real, calamón común, rascón europeo, avetorillo común, garcilla bueyera, garceta común, garza real, martín pescador, ruiseñor bastardo, bengalí rojo.
 
Estivales: garza imperial, martinete común, abejaruco común, garcilla cangrejera, cernícalo primilla, pagaza piconegra, pájaro moscón, buscarla unicolor.
 
Invernantes: garceta grande, aguilucho pálido, escribano palustre, pechiazul, cormorán grande.
 
En paso: avetoro común, águila pescadora, espátula común, fumarel cariblanco.
 
Otras especies animales: culebra de collar, culebra viperina, ranita de San Antonio, rana verde, galápago leproso.
 
Atractiva ruta para descubrir los ecosistemas palustres y su variada y abundante avifauna. En ella visitaremos el embalse de Arrocampo y las dehesas de Campo Arañuelo. Sujeta a cambios de itinerario.
 
Época recomendada: todo el año. Duración: aproximadamente 5 horas. Precio: 50 € por persona. Grupo mínimo de 2 personas, completándose las plazas con otras reservas recibidas. Ruta exclusiva para 2 personas: 55 € por persona. El precio incluye: guía especializado, material óptico de calidad (unos prismáticos por persona y un telescopio terrestre por grupo), transporte en nuestros vehículos todocamino.

 

Reserva con nosotros, mejor precio garantizado, sólo tardarás 1 minutoReserva aquí